Por Narciso Isa Conde Santo Domingo.- La decisión de ingresar a la cárcel, en prisión preventiva, a una parte de los funcionarios, políticos y empresarios ladrones que aceptaron