Vista aerea de Vallegrande

 A 53 AÑOS CAÍDA CHE GUEVARA EN LA ¨ QUEBRADA DEL YURO ¨  BOLIVIANA

SANTO DOMINGO.- En la segunda quincena del mes de julio de 1997, viajamos a Santa Cruz, invitados por la Federación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia, a su XIII Congreso Nacional celebrado en la oriental ciudad de Montero, del 23 al 26 de julio de dicho año. Fuimos en representación de la aguerrida Asociación de Periodistas Profesionales (APP), fundida unos años después con el ahora denominado Colegio Dominicano de Periodistas (CDP).

Entonces, por aquellos años transcurridos nunca imaginamos que nos encontraríamos de frente con algunos aspectos históricos de la vida del guerrillero cubano-argentino Ernesto -Che- Guevara, cuyas osamentas habían sido exhumadas del viejo aeropuerto de Vallegrande, a unos diez o doce horas en viaje por autobús desde Montero, en Santa Cruz.

Por esos motivos, una vez en Santa Cruz y cuando fuimos testigos de los debates divisionistas de los periodistas bolivianos en su congreso en curso, tomamos la decisión de pedir permiso y abandonamos la sede del evento de trabajadores de la prensa, para viajar hacia Vallegrande.

Vista aerea de Vallegrande

Esta alejada región de Bolivia, era escenario o centro de atracción de la prensa internacional y boliviana, debido a que por aquellos días se había producido el hallazgo de los restos de los guerrilleros guevaristas, incluyendo a los del propio Che Guevara de la Serna. 

Hoy, a los 53 años de la caída de Ernesto -Che- Guevara y sus compañeros de la guerrilla de Ñancahuasú, recordamos los momentos de nuestra visita y contacto con la tierra de Vallegrande, la antigua morgue en donde presentaron el cuerpo sin vida del Guerrillero Heroico y la fosa desde donde los cubanos mostraron al mundo, cómo lo sepultaron en la vieja pista de la zona montañosa boliviana.

A finales del mes de junio de 1997, fueron encontrados en una fosa común, de la Vieja Pista de Vallegrande, los restos de los guerrilleros de Ñancahuazú Ernesto Che Guevara, Orlando Pantoja , Alberto Fernández Monte de Oca y René Martínez (cubanos); también los de Juan Pablo Chang (peruano), Aniceto Reinaga Gordillo (boliviano) y Simeón Cuba (boliviano) .

Comenzaremos por decir, que Vallegrande se halla en la parte de los últimos valles del departamento de Santa Cruz, correspondientes a la Cordillera Oriental de Bolivia. Allí la temperatura media durante el mes de octubre es de 30 grados, aunque por las mañanas y las noches hace fresco.

Vallegrande debe su nombre a los fértiles valles que forman la tipografía accidentada de su entorno geográfico. Es tradicionalmente agrícola y ganadera.

Esta zona ha jugado un papel preponderante en la historia colonial y republicana de Bolivia y ha dado muchos escritores al país. La ciudad contaba para la fecha con mas de 8 mil habitantes y sus lenguas aborígenes son Quechua y Guaraní que se han alternado con el español para dar al vallegrandino una expresión rica en matices idiomáticos, de los cuales son testimonios su rico folklore musical y su literatura.

Entonces los lugares por donde pasó la guerrilla de el Che (en 1967) se hallan a distancias relativamente accesibles desde Vallegrande. Desde los meses posteriores al hallazgo de los restos del mes de junio del 1997 se crearon rutas turísticas por La Higuera y Alto Seco, que llevan al visitante por los últimos sitios de combate y caída de los guerrilleros de nancahuazú.

Cuando estuvimos por la zona de Vallegrande, nos sorprendió escuchar los relatos de que amplios sectores sociales de esta oriental comunidad boliviana, había empezado a vincular al Che Guevara con ¨ el Cristo moderno por su bondad, espíritu de lucha, gentileza y por el trato humano que el guerrillero argentino-cubano brindó a los campesinos durante su abortada campaña guerrillera del 1967 ¨.

Es de notar que en los santuarios particulares de allá, los vallegrandinos tienen fotos de el Che como imagen religiosa a quien le encienden velas, depositan flores y piden milagros. Pudimos ver en la fosa abierta en la Vieja Pista, numerosos ramos de flores y restos de velas colocados por los ¨devotos ¨de San Ernesto que hace milagros.

Ahora recordamos al intelectual vallegrandino, Aldemar Sandobal presidente a la sazón de la Casa de la Cultura de Vallegrande, cuando nos relataba por el mes de junio 1997, que ¨ en la zona de Higuera, donde se produjo la inmolación de Guevara y sus compañeros de lucha guerrillera, se le conoce como *San Ernesto* actitud religiosa que se ha extendido sorprendentemente por toda la región ¨ 

Pues bien, a los 53 años de la caída del Guerrillero Heroico, y los años transcurridos del lapso 1997-2020, nos llegan a la mente los momentos vividos en Vallegrande en donde fuimos impactados por los ¨graffitis ¨ pintados o escritos en las paredes de lo que fue la antigua lavandería del Hospital de Lara, en donde fue expuesto el cadáver de el Che para asombro del mundo entero, aquel día del mes de octubre del 1967, y que expresa todo el amor y la admiración de los que son sus seguidores y cultores de su pensamiento y acción a su causa obrera redentora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.