Al cumplirse 56 años del Infausto acontecimiento ocurrido el 28 de abril de 1965 contra la Nación y Pueblo Dominicano, un nutrido grupo de hombres y mujeres patriotas, se dieron cita en lugares sagrados para la Repùblica, como lo son El Altar de la Patria y Cementerio de la Av. Independencia, respectivamente.

Patriotas de diferentes generaciones tras depositar la ofrenda floral en el Altar de la Patria. Texto y fotos cortesía del periodista revolucionario JOSÉ BUJOSA MIESES (Chino Bujosa)…En el acto hablaron el coronel Francis Caamaño Acevedo, Juan pablo Ortega, Chino Bujosa y el ex Hombre Rana Andrés Disocié Montas, entre otros

Sendas ofrendas florales fueron deposita en las tumbas donde descansan los restos inmortales de Illio Capoci, Juan Miguel Román, Jaque Viaux y Euclides Morillo. En la sepultura donde descansan sus restos fueron depositadas coronas de flores, lo mismo que en la fosa común donde reposan los restos de civiles y combatientes anónimos que cayeron durante la guerra o insurrección popular del 1965.

Del cementerio los nombrados acompañados de una nutrida representación de ex combatientes y miembros de partidos de izquierda, se dirigieron al Altar de la Patria donde se depositó otra ofrenda floral en desagravio a los fundadores de la Patria por la vll ocupación yanquis de nuestro territorio.

Aquí Habló Juan pablo Ortega y el periodista revolucionario Miguel Aponte Viguera leyó el poema ¨Santo Domingo Vertical ¨ del poeta Abelardo Vicioso.

Con gesto vehemente, el periodista le dice al invasor con Abelardo Vicioso ¨ Yanqui, vuelve a tu casa ¨!

El periodista Miguel Aponte Viguera en el momento de declamar el poema ” Santo Domingo Vertical´´, del poeta revolucionario Abelardo Vicioso que repite insistentemente el mandato del pueblo en arma que le dice: !Yanqui vuelve a tu casa, vuelve a tu casa yanqui!

Ciudad que ha sido armada para ganar la gloria,

Santo Domingo, digna fortaleza del alba,

hoy moran en mi alma todas las alegrías

al presenciar tus calles con movidas y claras,

el rostro erguido y bronca la voz de tu trinchera:

¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Sé que para engullirte como sardina rondan

treinta y seis tiburones en tu ardiente ensenada,

celosos de los hombres que construyen la vida

y nunca se arrodillan en sus grandes batallas.

y tú estarás de pie, diciendo al enemigo:

¡Yanqui, vuelve a tu casa!

El cinturón de fuego que tu vientre comprime

puede volver cenizas la vastedad del mapa.

Pero quiere decirte, guardiana de mis sueños,

que todos sus infiernos y sus hombres se apagan

en el océano inmenso de los pueblos que gritan:

¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Quiero que sepas hoy que te amo más que nunca,

corazón de la vida que prefiere la Patria.

Que a todos los amores sembrados en el mundo

quito una flor y es poco para cantar tu hazaña.

¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Tú estarás para siempre dibujada en mi pecho

de marinero en ruta tras la estrella del alba.

Tu voz será la música de mis noches de fiesta.

Y cuando en algún sitio la luna esté apagada,

desplegando mis velas repetiré contigo:

¡Yanqui, vuelve a tu casa!

¡Vuelve a tu casa yanqui! Santo Domingo tiene

más ganas de morirse que de verse a tus plantas.

Y si violas sus calles combatientes y puras

la tendrás en cenizas, pero nunca entregada.

En medio del silencio de la ciudad hundida

gritarán los escombros. ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.