Arrasa tiendas de El Conde Peatonal en República Dominicana

Por Miguel Aponte Viguera /Texto y fotos/

Santo Domingo.- La República Dominicana, conocida originalmente como Quisqueya o Babeque, más allá de la imposición imperial de las naciones que llegaron esta Isla caribeña enclavada en el ¨ mismo trayecto del Sol sufre hoy los estragos e impacto de un virus que al criterio de muchos científicos y políticos ¨ ha sido manipulado en los laboratorios de la guerra imperial bacteriológica ¨, que diezma la población global de envejecientes de los pueblos trabajadores de cinco continentes.

En un principio, cuando se conocieron los primeros datos sobre la penetración ¨ importada ¨ del coronavirus o SARS Co Vid-2, se escucharon opiniones y acusaciones que de inmediato recordaron los años de la ¨ Guerra Fría ¨,  por la presencia en el escenario mundial de la Unión Soviética y el surgimiento como potencia global de China Popular, que trajo de inmediato el ¨ desequilibrio gradual de un mundo basado en la dualidad estadounidense-soviética, de manera que  ¨ el orden bipolar fue sucedido por un desorden multipolar ¨, según comentó el journal parisino Le Monde.

  Mientras eso sucedía en el mundo, nuestro país comenzó a experimentar la cercanía de lo que nos trajo por la vía del turismo, un pasajero procedente de una región nórdica de Italia, que se conocería al individuo como masculino de 62 años de edad, y el cual ingresó por la provincia La Altagracia el 22 de febrero del año pasado y lográndose identificar a la región de Marcas, su lugar exacto de origen.

  En tanto que el derrotado hombre fuerte de USA, Donald Trump, a seguidas levantaba la oleada contra el gobierno y Estado de la República Popular China, culpando a las autoridades de un centro de investigación bacteriológica de Wuhan, de haber dejado libre al coronavirus (que produce la enfermedad mortal covid-19) que afectaría seriamente a todo el planeta y que lo denominaría ¨como ¨el virus chino ¨, alegadamente dejado ¨ escapar ¨  de un laboratorio.

  Entonces aún hoy los fines son desconocidos para la humanidad toda. Sólo peluquita Trump, lo ¨sabe y lo oculta¨…

   Entonces el fatídico y tristemente célebre covid -19, nos llevaría hasta los mismos umbrales del averno oscuro y tenebroso hoy sufrido y padecido, al parecer, sin salida virtual ni inmediata al ¨ final del túnel ¨ .

   Las cifras de diezmados-as y contagiados-as al tiempo actual, son de escalofríos inauditos e inverosímiles, pero reales : 

El primer caso de enfermedad por coronavirus en República Dominicana se confirmó el 1 de marzo de 2020. 

Se trataba de un turista italiano de 62 años que había llegado a la isla poco antes sin presentar síntomas.

Al 31 de marzo de 2020, República Dominicana oficialmente presentaba 1109 casos registrados y 51 personas fallecidas a causa de la enfermedad.

   Entonces, el ministro de Salud Pública de República Dominicana, Doctor Sánchez Cárdenas, diría en rueda de prensa que se hicieron fatales y consuetudinaria :  “Se ha alertado al personal de salud para estar atentos a pacientes con síntomas respiratorios y un historial de viajes a China y otros países afectados. También se ha brindado orientaciones para el manejo clínico y la toma de muestra para detectar con rapidez casos y responder rápidamente para evitar casos secundarios. Asimismo, se establecieron controles de salud en aeropuerto, puertos y pasos fronterizos terrestres. Se han actualizado protocolos y procedimientos de vigilancia, laboratorio y vigilancia en puntos de entrada. Se han elaborado mensajes claves con información sobre la enfermedad y medidas de prevención dirigido a diferentes audiencias y en tres (3) idiomas.

El Dr. Sánchez Cárdenas, dijo que “Entendemos que puede haber preocupación en la población en general, sin embargo estamos asegurando de que el paciente esté siendo atendido de acuerdo a las recomendaciones de la OMS y que se están tomando los pasos correctos para reducir el riesgo de una mayor propagación de esta infección”, (sic). 

  Y la realidad fue otra. La media isla se fue acostumbrando a las víctimas mortales y a un alto número de contagios que nos llevaría, al día de hoy, a ser considerada :  ¨  R.D. DUPLICA CONTAGIO Y MUERTES POR COVID DE TODO EL CARIBE INSULAR ¨ (Pág. 8 del tabloide TIRO AL BLANCO. NO. 52 ENERO-FEBRERO 2021).

El Conde Peatonal

Mientras, en El Conde Peatonal, escuchamos a un digno representante de las famosas y tradicionales tiendas de los más variados productos de uso masivo, desde perfumerías, pasando por supermercados, ropas, joyas, comidas rápidas y chatarras, bisuterías, artesanías y artes pictóricos hasta, los sufridos y vapuleados buhoneros. Se trata de un conspicuo ex-presidente de la influyente Asociación de Dueños de Tiendas de El Conde (ASOCONDE), de la tienda Kalea.

Justo García Rubio de la tienda Kalea de El Conde Peatonal y ex-presidente de ASOCONDE

Nuestra visita a  Kalea, la famosa y tradicional tienda de ropas archiconocida por dominicanos y extranjeros en la calle El Conde,  fundada por los hermanos García Rubio por allá por los años posteriores a la Guerra de Abril, se produjo recientemente debido a un bajante o cruzacalles anunciando ¨ LIQUIDACIÓN ¨ de  productos en venta de mucha calidad y demanda.

 Y la sorpresa nuestra fue aún mayor, al conocer de sopetón que había un malestar entre su personal, tanto de uno como de otro litoral que componen la tienda comercial con tanto tiempo de servicios. Pues bien, inmediatamente preguntamos el por qué de los precios tan bajos en mercancías de calidad y siempre costosas.

 Entonces alguien nos sopló que por ¨ cierre ¨ o dificultades diversas. Siempre hay un hermetismo, cuando de informaciones delicadas se trata. Por eso preguntamos, de inmediato, si el señor Justo se encontraba allí en esos momentos; queríamos preguntarle sobre lo que estaba pasando, porque le conocíamos desde sus años al frente de la Asociación de Comerciantes de la Calle El Conde (ASOCONDE).

 Así fue como acordamos un encuentro periodístico para una pronta ocasión, la cual nos dio de inmediato para una mañana soleada en medio de la pandemia coronavirus que nos tiene en zozobra y ¨ acuarentenados-as ¨.

 Esa mañana, soleada como habíamos dicho, llegamos de inmediato por la calle Mercedes, ya que es una tienda que se prolongaba desde la calle El Conde Peatonal hasta la salida por la calle Mercedes.

 Su primera revelación fue que ha trabajado en El Conde desde hace más de 50 años, y nos dice que primeramente como dependiente  en una ¨ sucursal de M. González ¨ , otra importante y tradicional tienda de la Ciudad Colonial. Luego en la tienda el Palacio y, luego puso la tienda Togar en asociación con un compañero también comerciante.

  Nos ha recordado que fue en varias ocasiones, mas de dos, presidente de ASOCONDE y, en particular en el periodo 2006-2008, teniendo que polemizar con funcionarios de Turismo y otras instituciones del Estado, en los años de 1990 por lo que dijo fue ¨ desacierto y que se le hizo daño al comercio tradicional en El Conde ¨, por lo de hacer frente al propósito de hacer hincapié en la remodelación de dicha calle en los aspectos del turismo y recibimiento de huéspedes extranjeros.

  Por ejemplo, nos cuenta que calle como la Arzobispo Meriño que contaba con muchas tiendas y negocios de diversas índoles, fue afectada cuando se emplearon unos 30 millones de dólares del BID, para estrechar aún más dicha calle y se dejaron espacios de aceras sin lugares para estacionar los camiones con mercancías que suplían el comercio tradicional allí. Entonces vino el cierre de numerosos comercios y el abandono de muchas de esas viviendas de originarios habitantes de la Meriño.

  Ahora vemos, nos dice, ¨que ni siquiera se terminó con el soterrado prometido de los cables de electricidad, teléfonos y otros ; viéndose como en el mismo El Conde (hoy Peatonal) están los alambres de electricidad en los aires y muchos constituyendo un peligro para los transeúntes y personal de las tiendas ¨.

  Expresó que :  ¨ Las discusiones con esos funcionarios (que fueron amigables, enfatiza) nos dieron la razón cuando decíamos que era erróneo enfatizar en el Turismo solamente, cuando por obra y gracia de Dios y nuestras tiendas, teníamos más de 5 mil empleados y gente ligadas al próspero negocio de ropas y, solamente había unos cinco o más tiendas para turistas con artesanías, cuadros, etc. que apenas aportaban unos 20 o quizás mas puestos de trabajo ¨

  Y, por otro lado, ni siquiera han terminado un parqueo de ¨vehículos que construyen desde hace décadas en las Atarazanas, con una inversión que se desconoce el monto y se arruina la estructura levantada sin el uso adecuado, mientras no hay lugar para parquear los carros, guaguas con las personas que vienen a la Ciudad Colonial; aún con el uso que nosotros le damos al Parqueo de la José Reyes con El Conde Peatonal.

  Desde ASOCONDE, tenemos propuestas ¨ concretas para que se nos permita construir un parqueo que debía estar ya aprobado, desde hace mucho tiempo, cuando solicitamos autorización para levantarlo en los terrenos que ocupó el antiguo Cine Olimpia, en la Palo Hincado hacia El Malecón ¨, nos refiere con cierto grado de disgusto el señor Justo García.

  El ex-presidente de ASOCONDE nos señala que ahora :  ¨ Hay que recordar lo que fue El Conde, antes de ser Peatonizado, con tiendas emblemáticas como La Puerta del Conde, Flomar, Lope de Haro, El Palacio, Los Muchachos, …..cuando todavía no habían hecho su aparición en Santo Domingo de Guzmán los mall o grandes super -tiendas hoy ubicadas por doquier; y entonces, hoy para el resurgimiento necesitamos que haya menos prohibiciones, más parqueos, entre otras cosas para atraer a las gentes hacia nuestros negocios o comercios y que no sea simplemente para ubicar el turismo, que aunque es cool, creo que las gentes en general somos también importante ¨

Aquí presentamos un aporte sobre dicha calle, en su pasado emblemático, escrito por Elsa Guzmán Rincón : “ EL CONDE YA NO ES EL CONDE

▪ Las tiendas tenían todo el glamour de las grandes urbes, claro a pequeña escala y de acuerdo al tamaño de nuestro país. Podíamos entrar a la tienda La Puerta del Sol, con su fuente de agua interior y sus alfombras, con sus vendedoras que parecían modelos. Flomar, con las mejores marcas de ropa interior y trajes de baño exclusivos. Torrey y Casa Lópe de Haro, con la ropa de hombre a la última moda. La Ópera, una para hombres y otra para mujeres, en ésta y al fondo había una cafetería que servían los más ricos pasteles en hoja. El Palacio, Ciro. R. Esteva, Ferretería Morey, Ferretería Read, Ferretería Victoria, La Curacao, Bargain Town, con sus columnas forradas en pequeños espejos, las zapaterías Rothen, Casa Plavime, Los Arcos, Los Muchachos, que creo es la única que ha sobrevivido con los años.

  • En mueblería teníamos a “muebles Capitol” atendido por su dueña, la inolvidable y querida María Elena Abud de Cochón. La Farmacia Lora. Los cines Santomé y Rialto y al final del Conde, hacia la derecha el cine Capitolio.
  • Estaban las famosas joyerías Prota, Capriles y Di Carlo, éstas han sido sustituidas hoy por chinas y peruanas que venden baratijas.
  • Las librerías y papelerías eran Pol Hermanos, San Gabriel, Padilla y la Amengual que tenía los libros y revistas regados en el suelo.

En ropa interior también de marcas reconocidas y atuendo para ballet teníamos La Casa de la Suerte. En mercería, Niza, de las hermanas Siragusa. Para bebés, Bebelandia, que hoy parece que lucha por su vida. Cománder especializada en chacabanas. Musicalia, para comprar discos. Había una tienda entre Cománder y la Librería San Gabriel, que no recuerdo su nombre, ahí siempre iba a comprar medias de nylon con costuras atrás, era una tienda oscura y larga. ¿Alguien recuerda su nombre?

Pero habían tres cosas emblemáticas, la juguetería La Margarita, con su famoso “Santicló” en la Navidad, con su “ay Flinflín, no me hagas cosquillas en los pies, -esto con una gran pluma-, ho ho ho”, creo que no hay adulto que lo añore y jóvenes que crecieron viéndolo con sus padres. Este era un paseo obligado en cada Navidad. Si algún descendiente de los dueños lo tiene tirado en el patio, o en un rincón más arriba del moño, regálemelo, véndamelo, que yo me comprometo a ponerlo en mi sala cada diciembre. Aunque no se pueda caminar por ella.

Otros dos sitios fueron los restaurantes o cafés el Roxi, en la esquina Santomé y el Panamericano en la esquina Sánchez, siempre llenos de gente tomando cerveza y fumando “. (sic. Acento.com)

  Entonces, como algunas sugerencias del ex/presidente de ASOCONDE, señor Justo García Rubio (en medio de la cruel pandemia que nos azota severamente), tiene para comunicaros a vosotros-as que : “ Debemos contribuir a que lleguen más clientes a El Conde Peatonal con nuevos parqueos que podrían ubicarse en pequeñas casas por los alrededores de dicha calle, lograr que los AMET o Digesett sean menos intransigentes con los conductores que van a visitar nuestros negocios, auto-organizarse conjuntamente con las autoridades gubernamentales a los buhoneros, terminar de soterrar los cables en nuestra vía y allí están los túneles para eso, concluyendo que pese a todo lo que ha traído el covid-19… aún nos queda la esperanza y el trabajo, porque el futuro nos traerá cosas buenas y alentadoras. Aunque la pandemia nos ha golpeado muy duro y muchos negocios de El Conde Peatonal han quebrado. Yo solamente le digo que bien les ha ido a los super-mercados y, en cuanto a que COMO ASESOR DE ASOCONDE ESTAMOS TRABAJANDO JUNTO A ELLOS PARA HACER TODO LO QUE SE PUEDA Y LOGRAR EL FLORECIMIENTO DE NUESTRA HISTÓRICA Y QUERIDA CIUDAD COLONIAL, JUNTO CON EL CONDE PEATONAL !!

 Don Justo concluyó como dice un refrán :  “ El tiempo pasa y no perdona, por esa razón y otras, hemos tenido que ceder al tiempo que nos ha llevado a reducir la famosa tienda Kalea y, quedarnos solo con la parte que nos conduce a la histórica calle Mercedes.  La otra mitad – que sale al mismo El Conde de Peñalva – está en propuesta de alquiler o…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.