No tengo dudas de que el periodismo autentico es ético, por
definición. Ética y periodismo van de la mano. No puede haber
periodismo sin ética.

Gregorio García Castro (Goyito) no solo ejerció un periodismo
combativo, conceptuoso, aguerrido, y sobre todo con ética y moral.

ENRIQUE GARCÍA FRÓMETA, HIJO DE GOYITO, LEE FRAGMENTOS DEL ARTÍCULO

No creo necesario decir periodismo ético, se entiende mejor
periodismo y ética. Recuerdo al Dr. José Rafael Abinader, eminente
politico y padre del actual Presidente Luis Abinader, decir que le
resultaba redundante la frase “sociedad civil”, porque toda la
sociedad es civil, por definición, salvo los militares. Igual, el
periodismo es ético, por definición.

Saludo al Presidente Luis Abinader y a la UASD por auspiciar
un diplomado sobre este tema en honor al joven mártir Orlando
Martínez, asesinado en marzo dos años después de Goyito
, por las
mismas causas de decir verdades y por los mismos sectores
militares y policiales cavernarios.

Paralelo a su lucha contra la represión política, los crímenes
de La Banda, su insistencia en dar una clarinada entre las sombras
de cementerios, cárceles y exilio del régimen despótico de los 12
años, dio amplia cobertura noticiosa al día y a los hechos
trascendentes y decisivas en los turbulentos últimos años que le
tocó vivir y sobrevivir, hasta el fatídico 28 de marzo de 1973,
paralelamente, repito, escribió mucho de ética, moral y periodismo.

Precisamente fue Gregorio García Castro el primer
conferencista en el 1er Congreso Nacional de la Prensa, celebrado
los días 21 y 22 de febrero de 1970 en la UASD,
y su disertación su
título: “En Busca de Ética para servir la información pública”, donde
resaltaba que en el entonces régimen balaguerista prevalecía la
propaganda monocorde, sin argumentos contrapuestos, solo
alabanzas, sin cuartel y que “eso no es periodismo ni también
información pública”.

Insistió que los informadores públicos deben ser
seleccionados entre personas con consagración profesional y que
sean seleccionados algunos afines al poder político, están
obligados a informar verdades, no conveniencias de sectores y
grupos.

En una memorable columna En Un Tris… (la más leída del
país) (ULTIMA HORA, 23/feb/1973) dijo:
“LA RESPONSABILIDAD PUBLICA del periodismo es mucho
más seria de lo que se ve en la superficie. EN LOS TIEMPOS
NORMALES, esa responsabilidad casi no se siente porque la
normalidad esconde lo trascendente, inclusive lo vital en cada
estado social”.

“ES EN LAS CRISIS donde el periodismo debe mejor cumplir
su papel, más delicado y, por tanto, de mayor responsabilidad: ES
EL DE ORIENTAR por vía del análisis. LA INFORMACIÓN en el
periodismo es hasta cierto punto, fácil de exponer o SOLO HAY
QUE TRANSMITIR HECHOS y versiones. PERO EL ANÁLISIS cae
dentro de lo subjetivo y necesariamente arrastrar toda la carga
ideológica de quien lo hace”.

PARTE DEL PÚBLICO PRESENTE EN EL HOMENAJE A GOYITO A LOS 48 AÑOS DEL VIL CRIMEN DE ESTADO CONTRA ESTE DESTACADO PERIODISTA.

PERO PARA QUE EL ANÁLISIS sea tan sano como sea
posible, debe basarse en informaciones sanas. ES LO QUE
DENOMINAMOS OBJETIVIDAD, es decir, descripción inopinada de
los hechos y de las versiones de los que participan en los hechos”.

En En Un Tris… del 14/4/1970, García Castro dijo: “El
periodismo no es gobierno ni oposición, no es justicia ni acusado.
PERO TIENE insoslayables responsabilidades sociales”.

“EL PERIODISMO tiene insondables virtudes democráticas…
POR EJEMPLO, el hombre-noticia puede ser una hormiga de
pequeño dentro del escalafón oficial o social. Y CALIBRADA la
noticia con criterio de periodismo, podría resultar que una hormiga
de hombre puede ser más noticia que un cesar redivivo”.

“Y NO ES que el periodismo sea un poder judicial. DICEN
QUE ES el cuarto poder, denominación que yo nunca he entendido
bien. LO QUE SIEMPRE HE TENIDO bien claro es que el
periodismo es a más libre, más serio, y a más serio, más útil a la
sociedad”.

El estatus jurídico de este asesinato es el mismo: Un crimen
de estado cometido por tres agentes del Servicio Secreto (SS) por
órdenes de la cúpula policial y militar del balaguerato, con una
sentencia clandestina, sin juicio oral, público y contradictorio, sin
publicidad, sin constituir un tribunal, en espera de un dictamen del
Ministerio Público (PGR), ante un recurso de revisión de ese
adefesio jurídico que se conoció 20 años después, pues fue dictada
en 1980 y se conoció por primera vez en el 2000, por una
investigación dispuesta por el entonces presidente de la Suprema
Corte de Justicia, doctor Jorge Subero Isa.

La última acción judicial conocida fue cuando el Procurador
Dr. Francisco Domínguez Brito designó 3 procuradores adjuntos en
el 2013 para estudiar el caso y dar el dictamen y para establecer
que no prescribe este caso ni ningún otro crimen de estado o de
lesa humanidad. Pero resulta que es el estado que está en defecto,
cuando después de cometer el crimen, ocultó la sentencia. Ojalá el
dictamen, si se ha dado, o si se dará, no sea también clandestino.
¡¡¡¡Este crimen no prescribirá nunca, no importa que hayan muerto
la mayoría de los autores intelectuales, y materiales, aun sin
justicia, aun sin sanción, aun con impunidad, pero con la sanción
moral perpetua, eterna, infinita!!!!

Artículo escrito por el Ing. Enrique García Frómeta, hijo del asesinado Mártir de la Prensa, Gregorio García Castro.Publicado en ocasión de la conmemoración de familiares, amigos y periodistas del CDP-IPPP-SNTP y nuevoperiodismord.com (Domingo 28 de marzo 2021).

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.